Viernes, 15 de Agosto de 2014 10:22

Un fútbol perdedor

por  Ricardo Piñeyrúa
Vota este articulo
(0 votos)

Esta semana será electo como nuevo Presidente de la AUF el escribano Wilmar Valdéz, quien suplió provisoriamente a Sebastián Bauzá.

Propuesto por los llamados "clubes pobres" que encabeza Fredy Varela, Presidente de El Tanque, sus votos determinaron el camino de la elección dejando sin posibilidades a otros candidatos.


Partícipes de las denuncias a las autoridades de la Conmebol, el grupo fue determinante en la caída de Sebastián Bauzá con su ejecutivo y se ha consolidado, más allá de las dificultades que atraviesan, con el apoyo de Tenfield.

Sería interesante discutir el concepto de "clubes pobres" en un fútbol cargado de problemas económicos, donde algunos se escapan de la realidad por un trabajo planificado y ordenado de más de veinte años formando juveniles, compitiéndole a los grandes y transfiriendo jugadores al exterior.

Ellos, "los pobres" nacieron en la misma cuna que los que llaman ricos, recibieron las mismas o mayores ayudas del Estado y tuvieron las mismas oportunidades para crecer. Si no lo hicieron no es responsabilidad del fútbol, sino de quienes los dirigieron y no supieron qué hacer.

Quizás les parezca que Punta Carretas le da a Defensor Sporting un status que no tienen Cerro o Rentistas, pero, y Danubio ¿qué status tiene?, inmerso en un barrio obrero hoy deprimido por el cierre de las peleterías y textiles.

¿Acaso el origen aduanero de River ahora anclado en el Prado lo distingue favorablemente de Fénix, a pocas cuadras de las casonas de la Av. Agraciada?

¿Cuantos equipos quisieran tener la historia de Rampla y su numerosa hinchada? ¿Sus décadas de sufrimiento son responsabilidad de otros?

Podría hacer varias comparaciones; acá no hay pobres o ricos, entre los clubes chicos hay quienes tuvieron proyectos y quiénes no, hay quienes tuvieron buenos o malos dirigentes.

Hoy están inmersos en una crisis generada por ellos mismos, cada vez tienen más dependencia de los aportes de la TV, de los gerenciamientos exteriores y de los representantes que los utilizan como trampolín para sus jugadores.

Saben, esto no es un problema país, esto es fútbol y quien no pueda ser profesional que se baje y juegue en el fútbol amateur como lo hacen cientos de clubes de OFI y la Liga Universitaria.

La mayoría de estos clubes no puede mantener el nivel de exigencia que pide un fútbol apenas profesional como el nuestro y ésta embestida por el poder no es como la del proletariado francés en la Comuna de París, cuando "quisieron tomar el cielo por asalto", esto es apoderarse de una de nuestras mayores expresiones de identidad, para beneficiar a los que hicieron mal las cosas, sacándole recursos a la selección, que es quien mayor alegría ha dado a los uruguayos.

La idea de los encabezados por Varela es insostenible. En un reciente reportaje en el diario El Observador, Fredy Varela le dice al periodista Jorge Señorans que la solución es tener más equipos en primera y "crear un departamento de marketing".

Insistió dos o tres veces con el "mágico" departamento de marketing y agregó, como letra chica de un contrato, "y el apoyo del Estado".

Claro, repartir entre los clubes la plata que genera la Selección y encajarle al Estado el mantenimiento de la Celeste. Juegan con que nadie quiere quedar como el que no apoya al equipo del Maestro.

Si no acuerdan con Tabárez, dirán que no tienen plata y el Estado debe apoyarlos, mientras ellos manejan millones que obtendrán de los derechos de televisación e imagen producida por Suárez y sus compañeros.

Igual, lo del departamento de marketing está bueno, es un buen consejo para el empresariado uruguayo que a veces no encuentra los caminos y las soluciones para colocar sus productos en el mercado local o internacional, tengan un departamento de Marketing y ya está.

Soy muy negativo, no me parece que Valdez sea un mal tipo, pero no tiene proyecto; hasta la Mutual de Futbolistas Profesionales cree que es mejor tener menos equipos pero que sean realmente profesionales, aunque ello vaya en contra de la cantidad de jugadores.

A Valdez y el nuevo Ejecutivo se lo van a devorar los que quieren seguir siendo lo que no pueden, los que, sí es cierto, son dueños de la AUF, pero no son dueños del sentimiento que el fútbol genera.

Y ese es el gran debate, ya que unos pocos se adueñarán del sentimiento de todos; quizás sea legal, pero no es justo.

Publicada en el portal uy press, el 11 de agosto de 2014.


Ricardo Piñeyrúa

Ricardo Piñeyrúa

Periodista, comentarista deportivo.

Temas relacionados (por etiqueta)

You are here Principal