Lunes, 01 de Diciembre de 2014 09:54

Economía, petróleo y escarabajos

Un Tranvía que mantiene actualidad, a pesar de haber sido publicado antes del balotaje. Mario "Finito" Plastine, nos hace reír y, si queremos, pensar.
Además, nos ilustra sobre los tranvías que se fueron y se añoran. El 8 iba desde de la Aduana hasta las inmediaciones  del Obelisco.

Publicado en Columnistas

El próximo 7 de octubre, 18 millones de venezolanos concurrirán a las urnas para dilucidar si desean otorgarle al presidente Hugo Chávez un tercer mandato de seis años. La oposición se ha aglutinado en torno de Enrique Capriles Radonski, ex gobernador del Estado de Miranda, vencedor de las primarias realizadas en febrero último.
La última encuesta realizada el martes pasado por la prestigiosa firma Datanalisis, le daba a Chávez una ventaja de 10 puntos sobre su rival (49-39, con 11% de indecisos), lo que indica una reducción de la diferencia en tres puntos desde las mediciones de junio.
Frente a estas cifras, es posible presumir que Chávez obtendrá la reelección, a menos que un inesperado vuelco de la situación o una medición engañosa sorprendan con el resultado opuesto.
Este primer paso hacia la perpetuación de Chávez en el poder se producirá a, exactamente, un mes de las elecciones presidenciales norteamericanas, donde el presidente Barack Obama juega su reelección frente al candidato republicano, el ex gobernador de Massachussets, Mitt Romney. Como otros puntos críticos de las relaciones de los Estados Unidos con el mundo, el caso de Venezuela ha estado presente en la esgrima verbal de ambos candidatos.
La posición de Obama ha sido y es pragmática y no confrontacional. Considera que, pese a sus constantes diatribas, Chávez no representa una amenaza a la seguridad de los Estados Unidos y en consecuencia, no es objeto de preocupación de parte de la Casa Blanca.
Esta percepción fue ratificada a comienzos de agosto por el general Douglas Fraser, jefe del Comando Sur y es compartida por otros líderes militares.
Sucede que, a diferencia de Cuba, que durante la década del 60 trató de exportar su revolución a América Latina y Africa, la Venezuela de Chávez se ha limitado, fundamentalmente, a una guerra de oratoria, atenuada en los últimos tiempos por la grave enfermedad que aqueja al presidente venezolano.
Como contrapartida, en el campo económico, los Estados Unidos continúan siendo el principal socio de Caracas. En 2011, el comercio bilateral alcanzó un récord de u$s 55.600 millones, según cifras del Departamento de Estado. Las exportaciones venezolanas a los Estados Unidos fueron de u$s 43.300 millones (42% del total) y las norteamericanas a Venezuela totalizaron u$s 12.400 millones (24.2% de las importaciones totales).
Los Estados Unidos siguen siendo el principal comprador de petróleo venezolano. En 2010, Venezuela, cuyas reservas son similares a las de Arabia Saudita, despachó un promedio de 987.000 barriles de crudo diarios a los Estados Unidos. Estas exportaciones representaron el 50% de la producción total y el 8.3% de las importaciones de crudo de los Estados Unidos.
Venezuela es también uno de los dos principales mercados de alimentos de Estados Unidos. En 2009, empresas norteamericanas exportaron 967 millones de dólares en productos agrícolas, incluyendo trigo, maíz, soja, algodón, grasa animal, aceites vegetales, frutas, nueces, productos lácteos y alimentos procesados.
Los republicanos acusan a Obama de tratar de apaciguar a Chávez, ignorando su apoyo del régimen chavista a Irán, Siria, y a la organización terrorista Hezbollah, así como sus vínculos con las FARC colombianas, y Romney afirmó durante sus campaña que “Obama se encuentra totalmente fuera de contacto con la realidad norteamericana”.
El flujo de venezolanos a los Estados Unidos también resulta indicativo del malestar que la llamada “revolución bolivariana” provoca en muchos sectores de la sociedad venezolana. Según cifras del último censo, el número de venezolanos radicados en los Estados Unidos trepó de 91.500 en el 2000 a 215.000 en 2010, la mayor parte de los cuales se ha radicado en el sur de la Florida.
Pero más allá de los fuegos de artificio electorales, la eventualidad de un triunfo de Romney no representaría un cambio fundamental en el carácter de las relaciones con Venezuela. Dado el volumen del comercio entre los dos países y los intereses económicos que derivan de ello, todo cuanto puede esperarse es un tibio incremento de la intensidad verbal.

Publicada en el diario El Cronista, Buenos Aires, el 1º de octubre de 2012.

Publicado en Columnistas
Jueves, 19 de Julio de 2012 19:20

La Triple Alianza del Siglo XXI

Los procesos de integración que no toman en cuenta los años, y a veces los siglos de historia previa de una nación, y de la región en que tienen lugar, generalmente se enfrentan a escollos que comprometen la independencia de un país, sobre todo cuando éste es pequeño; y cuando se ignoran o se soslayan frívolamente esos antecedentes, prefiriendo saltearse los aspectos jurídicos, anteponiendo políticas generalmente flechadas, fuertemente ideologizadas,  tratando de tomar atajos en el camino hacia objetivos que, englobando países grandes y fuertemente coactivos con los débiles sin las debidas garantías, se crea la situación de un cardumen en que se entreveran los tiburones con las sardinas, lo que siempre termina siendo fatal para los países frágiles en recursos bélicos, cuya sola arma la constituyen los principios contractuales, los principios jurídicos.

Publicado en Columnistas
You are here Mostrando articulos por etiqueta: petróleo