Martes, 08 de Mayo de 2012 23:29

El Perfecto Single no es perfecto

PS o Perfecto Single (cuarta y última parte)

El Perfecto Single (PS) genuino, que envejece invicto, es un ejemplar escaso. Por lo general, el single no es tan perfecto, baja la guardia y sucumbe cuando menos lo espera, para nuevamente, dejar de ser single. Es justo decir que no cae sin pelear.

Publicado en Columnistas
Sábado, 04 de Febrero de 2012 11:17

Todo lo que hay que saber sobre el Perfecto Single

--La verdad es que en esta etapa de mi vida, lo más adecuado sería encontrar un hombre PS, le dijo la amiga argentina --despolitizada-- a su par uruguaya. Estaban sentadas al borde del mar, disfrutando de la charla sin prólogo que retoman cada verano.
-¿Qué se te da ahora por elegir a los hombres por el color político? , ¿qué ventajas presenta un varón por pertenecer al Partido Socialista?, preguntó la uruguaya, que lleva la política en sus genes.--¿Y qué ventajas presenta un varón socialista? Que yo sepa en tus pagos los socialistas son cuatro gatos, así que pensarás emigrar a España. A los uruguayos de ese pelo no te los recomiendo: los que no están casados son pobres, aburridos o ambas cosas.
Las carcajadas de la porteña agitaron las olas del Atlántico. --Qué partido socialista ni partido socialista, dijo. --PS son las iniciales se "Perfecto Single", un híbrido de perfect single o soltero perfecto, explicó. Y aquí va la primera parte de la info detallada en una charla que se estiró hasta el atardecer.

Afinar el diccionario
Para empezar, debe quedar claro que “soltero” no es sinónimo de “single”. Ni menos aun de “perfecto single” o PS, una categoría a la que muchos varones quisieran pertenecer pero para acceder a la cual hay que cumplir una extensa lista de requisitos. A saber:
Cuando hablamos de single, de ninguna manera nos referimos al individuo de 28 años que todavía vive en la casa de sus padres porque no se resigna a abandonar las delicias del desayuno en la cama servido por mamita. Desayuno que encabeza una afectuosa nómina de servicios compuesta por camisas planchadas, llamados anotados, auto a disposición y dinerillo siempre a mano.
Tampoco describimos al adolescente intrépido que dejó la casa de los viejos para ensayar la adultez junto con otros cuatro de su calaña, con los que se turna para disfrutar del colchón de dos plazas en el único dormitorio del departamento que pueden alquilar con lo que reúnen a fin de mes.
Menos aun nos referimos al recién separado que armó el bolso y alcanzó a manotear un juego de toallas con las que se seca las lágrimas por el fracaso matrimonial, la pérdida del televisor led recién estrenado o las cuentas que teme no poder pagar. Vaya una a saber.
No hablamos de ellos. Sin embargo, nuestro single posee características de los tres individuos mencionados arriba: las ganas de vivir bien del niño de mamá, el afán de independencia del joven aventurero y la experiencia matrimonial contante y sonante del separado lloroso.
Lo que diferencia al single que nos interesa, y que a la vez lo define, es que este espécimen de género masculino ya ha sido dado de alta de la separación matrimonial, y posee un bonito departamento en el que vive rotunda, decidida, dogmáticamente solo.

El origen de la especie
Si el advenimiento a esta categoría fue traumático --esto es, si el hoy perfecto single fue una vez el marido doliente que abandonó el hogar conyugal muy a su pesar--, estamos en condiciones de asegurar que recién pudo acceder a esta exclusiva condición una vez que: restañó sus heridas a fuerza de lavarlas con lágrimas; tomó tiras y tiras de Rivotril hasta que se le pasó el vértigo de encontrarse a solas con los chicos; y gastó impensadas sumas de dinero en camisas nuevas hasta que descubrió que en Buenos Aires hay un lavadero cada dos cuadras y en todos planchan la ropa.
Sí, en cambio, pertenece a la clase de los que se fueron a comprar cigarrillos y nunca más volvieron al lecho legal para lanzarse a protagonizar la versión argentina de ¿Qué pasó ayer? y sus antecedentes Despedidoa de solteros y Porky?s 1 y 2. Esta etapa también pasó.
El PS abandonó para siempre la fase adolescente. El tipo está en otra instancia. Es, como dijimos antes, un dogmático y se rige por dos principios que no transgrede  jamás:
1) Es muy selectivo a la hora de pasar la noche con una mujer.
2) No tiene la más mínima intención de formar una pareja estable.
Y es en función de estas dos reglas de oro que el PS organiza el ciento por ciento de su tiempo y de su espacio.

Continúa en: Perfil del PS: práctico, organizado y sofisticado, pero hasta ahí

Publicado en Columnistas
You are here Mostrando articulos por etiqueta: soltero