Eduardo Mariani

Eduardo Mariani

Escritor.

URL del sitio web:

Martes, 09 de Julio de 2013 18:26

Enemigo de Estado: Edward Snowden

Me gustaría que todos hubieran visto la película Enemy of the State, sería más fácil comunicar lo que siento. Es de 1998, dirigida por Tony Scott, el hermano del otro profeta, Ridley Scott.

En esta película, todas las instituciones del mundo actúan de común acuerdo y en secreto para arrinconar y reducir al enemigo del Estado, un hombre que posee secretos que comprometen a la Agencia de Inteligencia, que la comprometen y amenazan, no ante sus pares, las otras agencias de espionaje, sino ante el público, ante los parlamentarios, ante la ley.

El domingo 23 de junio se realiza el referéndum para lograr que setecientos mil uruguayos habiliten un voto para derogar la ley que despenaliza el aborto.

¿Hay que ir a votar para que el pueblo decida? ¿Es esto una manera de reforzar la democracia?

Viernes, 14 de Junio de 2013 18:55

No te protegen, te vigilan

Julian Assange, Bradley Manning, Edward Snowden...

Tres perseguidos por revelar secretos de Estado, y atención, no a una potencia extranjera, enemiga de su país, ¡sino al público, o sea, a nosotros! En el caso de Snowden, los secretos revelados son, justamente, que somos víctimas de un espionaje sin ley ni medida.

Jueves, 30 de Mayo de 2013 11:41

Amodio y su traición - El relato tupamaro

Por alguna razón que escapa a mi entendimiento, los uruguayos somos insaciables de épica tupamara, por modesta y gris que sea, que lo es. Cualquier libro que trate de ellos tiene la inmediata atención del público.

Esta épica tiene una peculiaridad: se pretende verdadera, proclama su carácter de “historia”, afirma que trata de sucesos reales, de hechos acontecidos. También en el cine tiene gran favor el género documental, con la misma pretensión: ser verdadero, no ser “ficción”.

Y hablando de totalitarismo y de siglo XXI, hay que poner los relojes en hora. Los tiempos son propicios a los discursos encomiásticos de la democracia y de la libertad que brinda el mercado y la circulación del dinero. Se describe un sistema que mantiene en equilibrio el poder del estado y el control que sobre él ejercen los ciudadanos, mediante la prensa y los medios de libre expresión, un contrapoder que neutraliza los excesos del primero y tiende a depurarlo de la corrupción y los abusos. Es un relato muy lindo, que me gusta creer, pero que está todavía muy lejos de la realidad que vivimos.

Jueves, 25 de Abril de 2013 13:04

You are being watched

Así empieza la popular serie Person of Interest: You are being watched. The government has a secret system: a machine that spies on you every hour of every day...
El personaje más importante de la serie no es humano y ni siquiera visible. Es una computadora que sabe todo de todos, ve todo en todos lados, relaciona todo. ¿Una ficción?

Domingo, 21 de Abril de 2013 12:54

Hablemos de totalitarismo y de Corea del Norte

El mal uso de la palabra

El Congreso de Unidad Nacional (UNA) de julio 2012, en su declaración final sostiene que se debe luchar para “alejar a los uruguayos del peligro creciente de ser presas de un régimen totalitario del Frente Amplio, que sólo concibe el ejercicio del Gobierno de un modo autoritario”. El subrayado es mío.

La UNA es una corriente del Partido Nacional (PN). El senador Jorge Larrañaga salió con una declaración similar, afirmando que "el gobierno tiene una postura totalitaria" con respecto a los cargos en los entes. Otra vez, subrayado mío.

Palabras enormes que vuelan por una cuestión de cargos en los entes, con fines electorales y de promoción partidaria. El tema que provocó estos dislates, en realidad no vale la pena. Son las habituales chicanas del PN que quiere posar de víctima, para justificar la oposición sin cuartel que lleva adelante. Lo mismo que hacía el Frente Amplio cuando estaba en ese lugar, dicen, y quizás sea cierto.

Estas declaraciones de UNA tienen una cosa mala y una buena. La buena es que plantean la discusión del tema del totalitarismo, pronunciando la palabra prohibida en la literatura de izquierda. La mala es que lo hacen de tal manera que condenan la discusión a un chisporroteo de petardo mojado. Calificar al gobierno de Mujica de “totaliario” es un despropósito, fruto de la desorientación de una oposición que no sabe cómo salir de sus lamentables resultados en los sondeos de intención de voto, y a quien no se le ocurre mejor cosa que ir aún más a la derecha, aún más a la guerra de palabras total, a lanzar la acusación mayor, la más terrible, aunque nadie la tome en serio.

 

El rol de las masas

Pero quedémonos con la cosa buena. Es la ocasión para hablar un poco de totalitarismo, noción delicada y sutil, pero de la mayor importancia, que muchos confundimos a veces con la de tiranía o la de dictadura. El término “totalitarismo” debe entrar en la cultura política uruguaya, pero la manera de hacerlo no es invitándolo a nuestros debates como adjetivo descalificante, insulto o arma arrojadiza.  Hay que incluirlo como sustantivo en nuestras reflexiones, ingresar en ellas las contribuciones de Hannah Arendt y otros pensadores, esenciales para digerir el siglo XX.

El manuscrito del libro de Hannah Arendt Los orígenes del totalitarismo , la obra clásica en el tema, fue concluido en 1949, después del fin de la Segunda Guerra Mundial, bajo el impacto de la Shoah y cuatro años antes de la muerte de Stalin. En él analiza el comunismo estalinista y el nazismo hitleriano, reconociendo sus numerosas diferencias y su esencial identidad. Dice Arendt: “En nuestro contexto, el punto decisivo es que el régimen totalitario difiere de las dictaduras y de las tiranías; distinguir entre estas y aquel no es para nada punto de erudición que podría tranquilamente abandonarse a los teóricos, pues la dominación total es la única forma de régimen con la cual la coexistencia no es posible.” Subrayado mío, otra vez.

Arendt insiste en que el control y la dominación total se establece con la colaboración decisiva de las masas, un hecho chocante y una triste realidad. Para ella, este peso aplastante de las masas es el compañero inseparable del terror en el régimen totalitario. Para los uruguayos, que creemos que la voluntad popular puede legitimar cualquier cosa; para nosotros, a quienes la frase “el pueblo lo quiere” es un encantamiento que silencia cualquier objeción; vale la pena insistir que uno de los rasgos salientes del totalitarismo, tal como lo describe Arendt, es el apoyo de las masas.

Hoy se habla de Corea del Norte

Pero una cosa es el régimen totalitario y otra el movimiento totalitario. El primero es probablemente imposible en Uruguay, pero el segundo puede existir, y de hecho existe. Grupos que tienen como estrella que los guía a Fidel Castro, Mao o Stalin, cuando no a Kim Il Sung, de ideología totalitaria, existen en nuestro país. Los encuadra una ideología blindada contra cualquier realidad o experiencia histórica, una lectura de la sociedad que refleja su propio mundo imaginario, poblado de villanos explotadores y de héroes revolucionarios del proletariado. Están anclados en relatos que tuvieron curso en el siglo XX, y que leímos ávidamente en nuestra juventud. Algunos de esos relatos son grandes épicas, y se puede vivir en ellos y por ellos. Visto así, parece inocuo, pero ellos se lo creen. La épica revolucionaria socialista o comunista aún incide en la realidad política presente.

El mejor (peor) ejemplo que puedo dar es la declaración de Asamblea Popular del 1 de abril de 2013 titulada “Corea del Norte, un ejemplo para toda la humanidad” (sic).

Eso no es extraño ni excepcional. Nuestros partidos son, en alguna medida, agrupamientos de relatos. Quien el de Saravia, quien el de Lenin o el Che, quien el de Batlle y del Uruguay potencial Suiza de América. En cambio, anclados en la racionalidad de reformas concretas y medibles hay pocos, y se los tilda de fríos y tecnócratas, que también en parte lo son.

La “izquierda del puñal totalitario abajo del poncho”, existe. Que se le dé una oportunidad de poner la mano sobre el timón, y veremos los destrozos.

Sería injusto dejar la sensación de que las organizaciones que trabajan por mejorarnos, con los pies sobre la tierra y la cabeza en un ideal de justicia social sin utopía ni apocalipsis, no pesan. Es al contrario, de ellas dependemos para que en este país pase algo positivo. Pero es que hablábamos de totalitarismo.

Haga click aquí para verla nota original con  links de interés relacionados

Viernes, 03 de Agosto de 2012 01:10

Elecciones en EEUU: ¿El triunfo de la plutocracia?

La importancia de las elecciones de noviembre 2012 en EE.UU.

Las próximas elecciones presidenciales en EE.UU. opondrán, el 6 de noviembre de 2012, al presidente saliente Barack Obama, que busca la reelección, al candidato republicano Mitt Romney, que fue misionero mormón en Francia, hombre de negocios en sociedades de inversión de capital y gobernador del Estado de Massachusetts. (Su actuación a la cabeza de la compañía de inversiones Bain Capital es cuestionada.)

Martes, 26 de Junio de 2012 11:34

¿Aprender a leer sin escuela?

Según nos informa Wired (junio 2012), Nicholas Negroponte, el fundador de la OLPC (una computadora por niño) está llevando a cabo una nueva experiencia.
¿Pueden los niños aprender a leer sin escuela, maestros o libros? Negroponte quiere averiguarlo y para ello consiguió que un paquete de tabletas alimentadas a energía solar (la XO 3.0 diseñada por Yves Behar) fueran distribuidas en Wolenchite, un pequeño pueblo etíope, donde no llega la electicidad y campea el analfabetismo.

Sábado, 09 de Junio de 2012 10:38

IPv6, migración en Internet. ¿De qué se trata?

El miércoles 6 de junio los principales actores de la red informática del mundo saltaron  o “migraron” de la versión 4 a la versión 6 del protocolo IP.
Un gran número de ISP (proveedores de acceso a Internet), fabricantes de equipos y compañías de la web, habilitaron de manera permanente el protocolo IPv6 en sus servidores. Lo hicieron de común acuerdo, pública y simultáneamente, y luego de haber ensayado extensamente a lo largo de varios años y por escalones sucesivos, la nueva versión.

Pág. 2 de 3
You are here Eduardo Mariani