Mostrando articulos por etiqueta: escuela

Cine, política y sociedad es el título del nuevo libro de Álvaro Sanjurjo Toucon, cinéfilo, humorista, crítico de cine y crítico a secas.

Se presenta el próximo jueves 7 de agosto, con una mesa redonda que promete y forma parte de las actividades del 14 Festival  Internacional de Escuelas de Cine.

Publicado en Lecturas
Lunes, 12 de Noviembre de 2012 12:12

Una escuela para Aníbal Barrios Pintos

Los alumnos son todos hijos de trabajadores del matadero, de la pescadería, de la labranza en las localidades de Solís, Aguas Blancas, Puntas de Solís y de ahí mismo, en los derredores del kilómetro 96,500 de la ruta 8

El jueves hubiera cumplido años don Aníbal Barrios Pintos; el mismo día que yo, supo, y se reía, cándido, por la ventaja en años que me llevaba. Era mucha ventaja, pero más bien en disciplina, tesón, memoria y una actitud de investigador sin par que lo hizo uno de los grandes de este pequeño país de grandes. Por lo demás, autodidactas somos los dos.

Murió don Barrios hace dos años, a los 92, pero no por eso deja de estar. Lo hizo de golpe este hombre infatigable con 50 libros hechos y como 350 artículos publicados, cada uno de letra medida y repasada, de concepto debido, de existencia necesaria. Se fue tan de golpe que uno no puede sino aguardarlo.

Pero hay posteridad. Ahora parece que en su país querido, el ondulado de verdes, ocres y aguas que supo sobrevolar, estudiar, caminar y documentar; más precisamente en su natal y querida Lavalleja, en Punta de los Chanchos, por donde pasó tantas veces y seguro hasta estuvo, porque estuvo por todos lados en este país, hay una escuela que tal vez los vecinos, los integrantes de su comisión de fomento, quieran nombrar en su recuerdo y ejemplo.

Es una buena escuela, humilde e íntegra como don Barrios. Es rural, como él nunca dejó de ser. “Estamos cómodos”, dice la gente de allí. Entiendo que la directora Susana Velázquez, por su reticencia, no es de las de quejarse.  Tiene la escuela bancos varelianos, cierto que algunos apolillados, y un cielo raso que hay que mirar al cielo para lograr que se arregle. Se logra saber que el equipamiento de computación puede y debe mejorar, y que sería bueno contar con alguien especializado en el trabajo con la enseñanza inicial, que hoy es a partir de los 4 años y habría que llevarla a los de 3 años. Pero no es que se quejen; es que el vaso tiene una buena parte llena. Hay allí 29 alumnos en ocho grupos que la directora y una segunda maestra hacen cursar hasta 6º de escuela. Se da desayuno y almuerzo, de 10 a 15 horas, y hay futuro porque hay laboriosidad, y eso don Barrios siempre lo supo.

Los alumnos son todos hijos de trabajadores del matadero, de la pescadería, de la labranza en las localidades de Solís, Aguas Blancas, Puntas de Solís y de ahí mismo, en los derredores del kilómetro 96,500 de la ruta 8. La escuela 66 está allí desde 1941, pero comenzó su labor en otra locación en 1930. Hace seis años, no más, el alumnado llegaba a 50. Pero los alumnos crecen y el campo se sigue despoblando. Justamente por eso es importante la reivindicación del terruño, de sus valores.

El libro póstumo de don Barrios es De tierra adentro, una enorme cantidad de reseñas biográficas de escritores, músicos y plásticos del interior uruguayo; enorme porque es mucho lo que el interior le dio al país en materia de cultura, de valores, de gente, y eso es lo que él quería reconocer en su último trabajo, culminación de su prolífica carrera y no se permitió morir hasta no terminarlo. Está ordenado por departamentos, y la editorial tiene pendiente el segundo tomo, que abarca Lavalleja.

Don Aníbal Barrios Pintos se hubiese sentido cómodo en uno de esos bancos varelianos, ayudando siempre, como supo hacerlo con cualquiera que lo consultase, académico de enjundia o distraído alumno mío de periodismo. Este miembro de número de la Academia Nacional de Letras desde noviembre de 1975 en el sillón Javier de Viana (1868-1926), siempre tenía tiempo para enriquecer el conocimiento de los demás; podría decirse que a ello y al valor de lo tanto ignorado en país tan rico en tantas cosas pero pobre en su introspección, dedicó su vida. Que ahora continuara en una escuela rural de su natal Lavalleja sería de toda justicia. Y orgullo para su país, que sigue siendo el de los que valoran el conocimiento.

Publicada en el diario El Observador de Montevideo, el domingo 11 de noviembre de 2012, con el título "Tal vez una escuela".



Publicado en Columnistas
Jueves, 13 de Septiembre de 2012 17:05

A la educación le falta carretera

Lo encontré un día caminando por la ruta. Boina como nacida, campera abrigada pese a las mejillas enrojecidas, el viento de la 109 le hacía ondear la túnica, bien blanca, que asomaba de la cintura hacia abajo. Vio acercarse el auto y abrió ojos de emoción y duda a la vez. Más que la seña de hacer dedo su movimiento de brazos se parecía a una súplica. Apenas subió entendí por qué. Del agradecimiento locuaz entresaqué que seis niños lo estaban esperando y para el maestro Miguel Ángel aquella era su diaria urgencia.

Publicado en Columnistas
You are here Lecturas Mostrando articulos por etiqueta: escuela